La Huella es un espacio de estudio, formación, investigación y producción, una cocina del arte. Nuestro objetivo fundamental es promover y estimular el desarrollo y enseñanza del arte y la cultura en todas sus expresiones: música, danza, teatro, pintura, poesía, fotografía, entre tantas otras.

Nuestra propuesta es compartir y difundir el arte en todas sus manifestaciones. La Huella nace, crece y se reafirma como proyecto integrador, con una fuerte convicción del arte como herramienta revolucionaria de cambio para una sociedad más humanamente sensible, solidaria, justa, conectada, alegre y feliz, creemos que el arte contribuye al desarrollo de los pueblos. Creamos y creemos en un espacio donde sea posible desarrollar múltiples actividades, donde se sucedan a la vez el diálogo y la interacción entre ellas. Somos jardineros que trabajamos éste presente constante, sembrando a diario, pedaleando sueños nos encontramos... y apostamos con nuestro trabajo a realizar un aporte más a la comunidad para el enriquecimiento cultural de quienes la habitan. 


Se abarcan distintas áreas, recibimos variedad de propuestas y proyectos, previa evaluación de los mismos, pasan a formar parte de las actividades programadas del estudio: clases anuales, seminarios, jornadas, etc.
La “huella” tiene un valor muy bello para nosotros, es la “intención” con lo que hacemos y sentimos TODO.

La huella que cada uno deja cotidianamente simboliza el karma; ello impacta en TODO LO QUE NOS RODEA... en el otro, en absolutamente todo; lo bueno, lo malo, lo impredecible, cada palabra, cada pensamiento, cada mirada, cada sentimiento, cada acción impacta y repercute, modifica y transforma. 
Y en esta bicicleta pedaleando nos encontramos todos, con infinitas posibilidades y caminos. 

La pregunta constante es qué huella quiero dejar. 

La respuesta se encuentra en cada uno, en su despertar, en su voluntad, en su verdad, en la esencia de su propio ser y en el sentido de su existencia.